Buscador de temas incaicos

HUIRACOCHA

Huiracocha

Durante la gran rebelión de los cuntis murieron Yahuar Huaca y muchos de sus hijos. Ante esta situación el consejo de los orejones eligió a Jatun Topac, quien asumió el gobierno con el nombre de Huiracocha.

El nuevo Inca tuvo como Coya (mujer principal) a Mama Runtu quien le dio dos hijos: Cusi Yupanqui (Pachacútec) y Cápac Yupanqui; sin embargo su favorita era Curi Chulpi, la misma que ínfluyó para que su hijo Urco sea designado como Hatun Auqui (príncipe sucesor).

Huiracocha anexó las fértiles tierras de Yucay y Calca donde mandó construir un hermoso palacio de descanso. En el Cusco también dirigió la edificación de nuevos aposentos, impulsó la agricultura y la producción textil. Estableció que los nobles incas utilisen vestidos con tocapus (adornos geométricos) como símbolo de prestigio. Cuando conquistó al señorío de los Canchis mandó construir un gran templo para el dios Huiracocha, en Cacha, al sur del Cusco.

Si bien es cierto los incas se consolidaron como un reino local sometiendo a pequeños señoríos de la cuenca del Urubamba, otros reinos como los collas, los lupacas y los chancas se expandían peligrosamente. Hábilmente hizo amistad y alianza con Cari, rey de los Lupacas, lo que sirvió para contener el expansionismo de los collas.

El año 1438, los chancas cruzaron el río Apurímac atacaron el Cusco sorpresivamente. El Sapa Inca y su hijo Inca Urco huyeron hacia Calca. Cuando la deseperación cundía, el valeroso príncipe Cusi Yupanqui asumió el liderazgo y organizó la defensa de la ciudad. La lucha fue encarnizada, pero los cusqueños lograron contenerlos en las alturas de Carmenca y derrotarlos definitivamente en la famosa batalla de Ichupamapa (Yawarpampa). El pueblo cusqueño recibió victorioso a Cusi Yupanqui, quien lleno de gloria asumió el poder con el nombre de Pachacútec.

Cuando Urco le hizo guerra a su hermano para capturar el poder, el anciano Huiracocha lo apoyó; sin embargo Pachacútec logró imponerse y dar muerte al príncipe rebelde. Años más tarde murió Wiracocha dejando a su descendencia agrupada en el ayllu Sucsu Panaca.